14 diciembre 2010

La cultura de la seguridad en la empresa

El martes se celebró el Día Internacional de la Seguridad Informática, hecho que Cisco aprovechó para publicar algunos datos interesantes sobre amenazas y riesgos para la seguridad de la información de las empresas. El spam, el malware, los ataques de ingeniería social o las nuevas amenzas a través de las redes sociales, son las amenazas a las que se enfrentan los responsables de seguridad de las empresas, que, según Cisco, suponen unas 130 amenazas potenciales al mes por cada trabajador. Y ante esta cifra, ¿cómo reaccionan las empresas?

Los responsables de IT de las empresas implementan medidas y controles de seguridad (gestión de permisos, perímetros de seguridad, controles de acceso, zonas seguras, firewalls, antivirus, etc), sin embargo, este tipo de medidas por sí solas, necesitan complementarse con factores algo más humanos. Lo normal es que cada empresa mantenga una política de seguridad, ya sea mediante procedimientos internos o, directamente, alineados con un sistema de gestión, como puede ser la norma ISO 27001, pero ni las medidas tecnológicas ni los procedimientos lo son todo, nos sigue faltando algo: la concienciación del personal y el establecimiento de una cultura alrededor de la seguridad.

Recientemente, el fabricante de software de seguridad Clearswift ha publicado un estudio, realizado entre unos 2.000 empleados de diversas empresas, con un dato que me ha parecido muy interesante; un 74% de los participantes afirmó que conocía y comprendía las políticas de seguridad de la información establecidas en sus empresas, sin embargo, de este grupo, más de dos tercios afirmaban, además, que no habían recibido nunca ningún tipo de formación o charla sobre la seguridad de la información o la política de la seguridad.

Precisamente es la falta de concienciación de los empleados de una organización uno de los mayores riesgos para las empresas; riesgo que, por cierto, se suele olvidar. La falta de una cultura de la seguridad dentro de las organizaciones es un problema, por desgracia, demasiado común.

¿Cómo concienciar a una organización? ¿cómo implantar esa cultura de la seguridad en la empresa? ¿mediante una formación regular? ¿un curso muy completo tan sólo una vez?. Tras implantar un sistema de gestión de la seguridad, la norma ISO 27001, por ejemplo, indica que se deben impartir sesiones formativas al personal para concienciarlos y familiarizarlos con el sistema y sus procedimientos, un aspecto que todas las empresas cumplen; sin embargo, tras esto, rara es la organización que realiza jornadas de reciclaje o las repite para el personal de nueva incorporación.

La mayoría de incidentes de seguridad que suceden en las empresas podrían haberse evitado, simplemente, prestando un poco de atención a lo que se estaba realizando, por tanto, un personal bien instruido y concienciado puede ser tan eficaz como un antivirus, o al menos, un buen complemento de éste.

En definitiva, no sólo las medidas físicas de seguridad van a garantizar la integridad de los activos de la compañía, por tanto, las empresas además de invertir en soluciones de seguridad deben invertir en el capital humano de la compañía, implantando planes de concienciación en torno a la seguridad de la información y asumiéndolos como parte de la cultura de la organización.

Publicar un comentario