29 marzo 2008

Linux, al ataque en 2008

El año 2007 ha sido un gran año para este sistema operativo, pero el 2008 promete aún más alegrías. La aceptación de Linux en el escritorio del usuario final está creciendo poco a poco, y se espera que tanto estos como pequeños y grandes fabricantes comprendan, al fin, el valor de esta propuesta.

Introducción

Dell es la empresa que puede haber marcado un punto de inflexión en la historia de Linux. Desde su aparición en 1991, la industria jamás había considerado a este sistema operativo como una propuesta demasiado válida para el usuario final, destinándolo a servidores y grandes centros de cálculo en los que sus usuarios disponían del nivel de conocimientos suficientes. Sin embargo, esa «brecha digital» fue poco a poco difuminándose, y hace ya años que contamos con distribuciones que cualquiera puede instalar y utilizar sin problemas.

Cientos de opciones

En el pasado número de septiembre de 2007 ya realizamos una comparativa con nueve de las grandes propuestas de este mercado. En esta edición hemos preferido centrarnos en las cuatro más notables para la inmensa mayoría Ubuntu, openSUSE, Fedora y Mandriva-, además de tener una invitada especial que está teniendo cierto impacto en los últimos meses: gOS.

DistroWatch (http://distrowatch.com), uno de los sitios web dedicados a la actualidad Linux, lleva semanalmente un recuento de los cientos de distribuciones disponibles. Acabaron el pasado año listando 556 en total, de las cuales 360 están activas, mientras que hay 215 a la espera de ser aprobadas para ingresar en esta lista. Esta «mareante» cifra de versiones de Linux demuestra una vez más el triunfo de la filosofía Open Source, que permite que virtualmente cualquiera se pueda crear su distribución a medida, aunque obviamente muchas de ellas sólo tendrán unas decenas de usuarios, mientras que sólo un puñado tendrán una base instalada realmente importante. Es obvio que la veteranía es un grado para el triunfo global, pero existen algunas propuestas realmente populares que analizaremos con más detalle en un futuro, como Linux Mint, PCLinuxOS, Gentoo para los usuarios hard-core, la reputada Debian, cuyos lanzamientos son mucho menos frecuentes, o Freespire, la versión gratuita y libre de Linspire.

Hasta ese momento, podemos asegurar que si el 2007 ha sido un año movidito, es más que probable que el 2008 dé también mucho que hablar.

La evolución del escritorio

Tradicionalmente, la presencia de Linux se ha notado más en entornos académicos, científicos y empresariales. Las ediciones servidoras de estas distribuciones han ganado muchos enteros desde su aparición, y la fiabilidad y prestaciones que ofrecían además de un TCO muy reducido siempre fueron una garantía para estas importantes instalaciones. Sin embargo, la informática de escritorio no ha tenido tan buena acogida salvo por los usuarios con más conocimientos, algo que no obstante está empezando a cambiar gracias a la imagen cada vez más amigable de un sistema operativo que sigue arrastrando esa injusta fama de complejo y destinado a friquis.

Hace ya años que Linux es completamente accesible al usuario normal, a ese que se maneja con más o menos soltura en Windows. La filosofía de manejo de Linux es la misma en su base, por lo que siempre tratamos de animaros a probar una de estas distribuciones para conocer las alternativas libres.

En esta comparativa ese concepto aún se ha hecho más patente esa intención. Las cinco soluciones analizadas destacan por su enfoque al usuario, con interfaces realmente sencillas, todo tipo de aplicaciones disponibles y acceso a las funciones más frecuentes, como Internet, ofimática o multimedia, sin ningún problema.

El escritorio Linux es una realidad, y sólo basta echar un vistazo a cualquiera de las ofertas, incluso mediante los LiveCD, para comprobar que estas soluciones pueden dar mucho de sí. Las diferencias entre las aplicaciones comerciales disponibles para sistemas como Windows y las que hacen básicamente lo mismo en Linux son prácticamente nulas, y las grandes están comenzando a comprenderlo. Dell y HP ya comercializan equipos con Linux preinstalado, y se espera que otros grandes montadores sigan esta línea para ir acercando Linux cada vez más a los usuarios.

Linux, un nombre con polémica detrás

Muchos de nuestros lectores sabrán que, en realidad, Linux no es el nombre con el que deberíamos referirnos a este sistema operativo. Siendo estrictos, Linux es el nombre del kernel o núcleo del sistema operativo, un componente vital pero que en realidad representa sólo una parte ínfima del SO. Richard M. Stallman líder de GNU y de la FSF critica a menudo esta costumbre, y pide que nos refiramos al sistema operativo GNU/Linux, dando así crédito a las decenas de programas y componentes desarrollados por programadores que adoptan la licencia GPL. Obviamente, cada cual es libre de adoptar la nomenclatura que prefiera, pero es evidente que los medios ya han (hemos) hecho su elección, y la inmensa mayoría acabamos abreviando y utilizando el nombre Linux para referirnos a todo el sistema operativo.

Kernel nuevo, vida nueva


Muchas de las nuevas distribuciones incluyen ya un kernel 2.6.23, o al menos ya está disponible gracias a las actualizaciones de estos sistemas operativos. El núcleo ha dado mucho que hablar últimamente, siendo conveniente destacar sus principales novedades. La primera y probablemente la más importante es la presencia del nuevo planificador, CFS (Completely Fair Scheduler), que introduce el concepto de fairness (igualdad, equilibrio, justicia) entre los procesos que compiten por los recursos de la máquina. Este planificador ha creado dos polos entre los que estaban a favor y en contra de su inclusión, pero finalmente las razones técnicas se han impuesto y esa es la mejor baza para este tipo de novedades.

La virtualización también ocupa parte importante del nuevo kernel debido a la presencia de lguest, un hipervisor simple para montar máquinas virtuales Linux sobre Linux, y sobre todo de parte del código de Xen en el núcleo. Este último apartado es importante, sobre todo con miras al futuro, en el que se prevé que la integración de Xen en el núcleo será total.

Las mejoras en los sistemas de ficheros XFS o EXT4 también son relevantes, y los nuevos drivers para diversos componentes hardware amplían el soporte de dispositivos de audio, red o periféricos USB. No son las únicas mejoras, desde luego, y si queréis conocer todas ellas os recomendamos el excelente artículo de KernelNewbies (http://kernelnewbies.org/Linux_2_6_23).
Publicar un comentario